Compartir

Hasta hace poco se desempeñaba como niñera en su natal Minnesota. Esta jovencita de 23 años nunca pensó que tener una figura que parece haber sido esculpida por los dioses iba a traer como consecuencia que se convirtiera en toda una figura de internet y que iniciara una carrera en el fisicoculturismo.

Katya desde muy joven adoraba entrenar y mantener su cuerpo en forma, pero nunca lo hizo pensando en ganar popularidad y convertirse en modelo profesional. Simplemente lo hacía porque le gustaba el ejercicio. Un buen día decidió colgar las fotos y vídeos de sus entrenamientos en el gimnasio y en poco tiempo sus seguidores en Instagram comenzaron a aumentar rápidamente.

Compartir