Saltar al contenido

Stevie Shae, una ranchera que prefirió el porno a las vacas

En esta ocasión quiero presentarles a Stevie Shae, una ‘pornstar’ que no será muy mediática, pero que últimamente está demostrando que tiene todo para convertirse en de las top. Stevie comenzó a trabajar en el porno en el año 2011, con solo 18 años pero con muchas ganas de aprender el negocio. Con su cara de Barbie de ensueño, su cuerpo espectacular y una serie de tatuajes muy sexys repartidos por toda su anatomía ha conseguido hacerse un hueco en una industria tan competitiva como la americana.

stevie shae

Stevie pasó toda su infancia en un rancho de San José, una semana después de cumplir los 18 años y sin que sus padres lo supieran se fue en coche a Los Ángeles para hacer una sesión fotográfica de desnudos. Allí fue presentada a varias estrellas del porno y se sintió fascinada desde el primer momento por ese mundo. Pocos meses después y tras varias sesiones fotográficas más, decidió probar suerte en la industria.

ads