Lo último de Esperanza Gomez es demoledor