Un intento de alimentar a algunos tiburones en Dugong Bay, en el oeste de Australia acabó terriblemente mal para la protagonista del video, que fue atacada y arrastrada por uno de los tiburones. El tiburón le mordió el dedo y estiró, arrastrando a la chica. Por suerte todo quedó en un dedo destrozado y un susto. Es lo que tiene hacer cosas anormales.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here