Amor por los globos

Este tipo de fetichismo tiene múltiples variaciones: los hay de lo que experimentan placer inflando globos y llevándolos hasta el límite, admirando su forma y textura; otros prefieren contemplar a personas por las que sienten deseo sexual inflando globos, también hay quien se excita explotándolos o simplemente oliéndolos y tocándolos. En fin, como decían las abuelas, cada persona es un mundo y, en este sentido, un fetichista de globos no es ninguna excepción. Si hay algún interesado en este fetiche les recomiendo que le echen un vistazo a la web de uno de los impulsores del movimiento ‘ballooning’ en internet.

Aunque se trata de una parafilia que para muchos puede resultar una novedad, en internet existen muchos clubes que agrupan a los amantes de este fetichismo peculiar.

Compartir: