Erika Lust, la directora porno feminista

Erika Lust es una guapa mujer sueca que desde muy joven se sintió atraída por la pornografía pero a la vez le fastidiaba de sobremanera los guiones machistas de las películas triple x. Ella estaba harta de que siempre se muestre a la mujer en papeles denigrantes complaciendo a uno o varios hombres, escenas que sin duda alguna podía resultar muy excitante para la mayoría de varones pero ¿y las mujeres ?

Bueno, Erika decidió que ya era hora de que la pornografía también se enfocara en la mujer y sin pensarlo dos veces dejó su trabajo y se aventuró a filmar un cortometraje erótico feminista. El producto final fue tan bueno que varios productores se contactaron con ella para proponerle nuevos proyectos. Hoy en día Erika se ha convertido en la directora más importante del género ‘porno feminista’, ha realizado cuatro cortometrajes , cinco películas e incluso ha escrito varios libros.

erika

En sus historias, dice Erika Lust, existen escenas de sexo como en cualquier otra película porno porque es fiel al género, pero se diferencian en que están pensadas para la excitación de la mujer también. Es común ver a hombres siendo dominados por mujeres y exigiendoles que complazcan todos sus caprichos sexuales. En el cine de Erika Lust no hay lugar para el machismo, acá la que tiene que salir con una sonrisa de oreja a oreja es la mujer.

erik2

“Creo que la industria del porno está completamente dominada por los hombres, y no cualquier tipo de hombres. El porno empezó en los sesenta y setenta como algo progresivo. Era la reacción a una sociedad conservadora donde la sexualidad tenía que pasar desapercibida. Los primeros pornógrafos eran visionarios. Luego, en los ochenta llegó la tecnología y eso lo destruyó todo. De repente había una cámara en cada casa, y como no eran muy caras, cualquiera podía comprarse una, así que un montón de hombres dueños de clubs de striptease se compraron una cámara y la usaron para ganar más dinero, así que las películas cada vez eran más y más asquerosas. Nunca se trató de la sexualidad, y mucho menos de la sexualidad femenina, porque las mujeres eran simplemente objetos sexuales.”, declaro Erika Lust en una entrevista.

Cinco historias para ellas:

Life Love Lust:

Cabaret Desire:

Compartir: