Innovando en el POV lésbico

Quizá innovar tampoco sería la palabra adecuada para una escena como esta, pero sí que es cierto que lo más normal en un POV (“point of view”) es que sea el hombre el que maneja la cámara, con un venoso rabo siendo lamido y montado por la bella musa que se tercie. Lo inhabitual (que no inaudito; me suena haber visto algo parecido antes) es lo que ocurre en este vídeo en el que la deliciosa Lexi Belle se come la peluda baticueva de Bobbi Starr, cuyo punto de vista nos brinda ella misma. Como ven, la cosa no funciona tan bien como en un POV tradicional, pero el morbo no se lo quita nadie.

Compartir: