Mamada casera para empezar la semana

Quién no le ha pedido alguna vez a su pareja que le haga una buena mamada? porque aveces apetece más que el propio polvo, aunque hay que tener en cuenta eso de hoy por mi, mañana por ti, no seamos egoístas.

El hombre del vídeo se pone cómodo y su pareja, se acerca a él como una gata salvaje, con las tetas, buenas por cierto, por fuera y deseosa de comerle el rabo hasta el final.

Compartir: