Por la puerta trasera a la novia

Cuando una chica está dispuesta a que le taladres el ojal no te lo puedes pensar dos veces, porque no todos los días se abre la puerta trasera. Eso si, con calma y despacito, cómo en el vídeo. Primero metes un dedo para ir abriendo el agujero y luego, le clavas la polla y ambos disfrutan de una buena sesión de sexo anal, con la chica en el sofá con el culo en pompa.

Compartir: