Recibiendo al Pizzero Desnuda

Estoy seguro que los repartidores de pizza amanecen cada día con la fantasía de que al hacer una entrega, les abra la puerta una tía buena desnuda, con ganas de sexo, y que acaben follando como locos en el recibidor mismo de casa…
Lástima que el día que pasa, se te atraganten las palabras y lo único que salga de tú boca sea una risa tímidaen plan «uy!… jiji… jiji…»…

 

Compartir: