Sexo a cambio de casa

Hace poco en la madre patria salió a la luz un reportaje que desnudaba lo que hay detrás de este tipo de ofertas. Así fue que unos reporteros se contactaron con caseros e inquilinos y recogieron sus impresiones sobre este nuevo método de pago.

Hay inquilinas que incluso se muestran contentas, ya que no pagan ni un sol (o euro en este caso) y además los gastos del mantenimiento vienen incluidos en el peculiar modo de pago. Las más quisquillosas firman un contrato en el cual se aclara cuántas prestaciones por día están obligadas a darle a su casero. Una locura.

Compartir: