La acrobatica Jenni Lee

Un físico envidiable para la mayoría de señoritas de treinta años, y más meritorio todavía si tenemos en cuenta el tipo de vida que llevan estas profesionales y la tendencia generalizada a envejecer pronto y mal. Tras dar un paso más en su carrera dejándose taladrar por primera vez el culo hace unas semanas, ahora parece que quiere relajarse sin dejar de trabajar. Y Pure Mature es un lugar ideal para ello: primero en aquel polvo romántico y hoy en un revolcón un pelín más acrobático certifican su continuidad.

Compartir: